Muchos logros pueden ser alcanzados a través de las habilidades pedagógicas de las PVBS con funciones de asesoría en el desarrollo de su encargo social: la formación integral de las personas educandas para disminuir el rezago educativo que la sociedad requiere, pues elevar más que nunca la calidad del trabajo, es una necesidad. Esta etapa exige a todos los asesores un trabajo más sólido, más profundo, para que el proceso de resarcir el rezago se lleve a niveles cualitativamente superiores. La mediación pedagógica es una condición necesaria aunque no suficiente para los nuevos ambientes de aprendizaje; por todo esto, un factor esencial para que realmente haya participación genuina de las personas educandas y figuras educativas con ella.